Baja Visión

Qué Es la Baja Visión?

La baja visión es una pérdida de la visión que hace que las tareas diarias sean difíciles de realizar. Una persona con baja visión puede encontrar difícil realizar ciertas actividades como la lectura, la escritura, ir de compras, ver televisión, conducir un automóvil, o reconocer caras.
Cuando la visión no mejora con el uso de anteojos regulares, medicamentos o cirugía, las personas con baja visión necesitan ayuda para aprender a sacar un máximo provecho de su visión remanente y poder mantener su independencia. La pérdida de la visión no significa que hay que renunciar a sus actividades, sino que hay que usar nuevas formas de realizarlas.

Patrones de visión y pérdida de la visión

Visión central.
Esta es la visión detallada que usamos cuando miramos directamente a algo. La degeneración macular (DMRE) afecta la visión central. La retinopatía diabética puede afectar la visión central o la periférica.
Visión periférica.
Esta es la visión menos detallada que usamos para ver la forma de los objetos que no están dentro de la visión central. El glaucoma afecta primero a la visión periférica. Los derrames cerebrales pueden afectar un lado de la visión periférica.
Sensibilidad al contraste.
Esta es la habilidad que tenemos para distinguir entre tonos similares como un poco de leche en un pocillo blanco, o para distinguir características faciales. Todos los problemas oculares pueden disminuir la sensibilidad al contraste.
Percepción de la profundidad.
Es la capacidad de juzgar la posición de los objetos. Una reciente pérdida de la visión en un ojo nuevo puede afectar la percepción de profundidad.
Procesamiento visual.
El lente del ojo enfoca los rayos de luz hacia la retina. La retina los convierte en señales que se envían a través del nervio óptico al cerebro, donde se interpretan como las imágenes que vemos. Un problema con cualquiera de estos procesos afecta a nuestra visión de diversas maneras.

Diagnóstico y Tratamiento de Baja Visión

Para ayudar a diagnosticar una baja visión, el examen ocular completo por lo general comienza con preguntas sobre su historial médico y cualquier problema de visión que el paciente pueda estar experimentando. También requiere una serie de pruebas diseñadas para evaluar la visión y exámenes de enfermedades de los ojos. Su médico puede usar una variedad de instrumentos, dirigir luces brillantes directamente hacia sus ojos, y le pedirá mirar a través de una variedad de lentes.

Posteriormente, su médico le examinará los ojos con una luz para ver si la parte exterior de los ojos está funcionando correctamente y si hay señas de alguna lesión o enfermedad. También se evaluará la agudeza visual, o qué tan bien ve usted.
Una baja visión es la pérdida permanente de la visión que no puede ser mejorada con anteojos, medicamentos o cirugía. Si usted ha sido diagnosticado con una baja visión, no existe ningún tratamiento que le devuelva la visión. En cambio, usted tendrá que aprender nuevas formas para utilizar la visión restante para completar sus tareas diarias y mantener su calidad de vida.
Recuerde que una baja visión no es un síntoma normal de envejecimiento. Su oftalmólogo puede notar la diferencia entre los cambios normales en el ojo causados por la progresión de la edad, y los que son causados por enfermedades oculares. Si usted ha notado cambios en su visión, consulte a su oftalmólogo de inmediato.